miércoles, 18 de julio de 2012

HERNÁN ALEJANDRO MORÁN EURIBE, CUMPLE AÑOS EL 20 DE JULIO. GRATOS RECUERDOS EN ESTE SALUDO.

Hernán Alejandro
Morán Euribe
Este caballero que sonríe ante la cámara es Hernando Alejandro Morán Euribe. Para nosotros, el siempre recordado "Nancho". Pertenece a nuestros recuerdos primarios en la Unidad Vecinal Nro. 3, lugar en el que pasé años disfrutando de la amistad de grandes vecinos. De allí llevé al Altar a mi querida esposa, no sin antes evocar esos dos años de noviazgo y todo el aprecio y cariño de quienes fueron mis suegros. Por supuesto que ha pasado más de medio siglo para que luzca, como ahora, esos mostachos blencos, ese cabello cano, esos anteojos que ayudan a recordar, cuando los párpados se cierran, cientos de anécdotas vividas desde su niñez, juventud y placentera adultez. Me sorprendo de su gran parecido a mi entrañable amigo Carlos, su hermano mayor. Pero este señor, tiene su propia personalidad y vamos a tratar de descubrirlo.

El elegante "Nancho".
Lo hemos despojado de sus características más notables y aquí lo tenemos con muchos menos años y esa expresión que no puede borrarse cuando es sincera y profundamente canalizada para hacer el bien. Déjenme regresar a 1956 e ir al encuentro de Doña Teodolinda Euribe de Morán, una señora que vio la primera luz en su Ica querida y paisana de mi suegro Moisés. ¡Qué bien se llevaban! Fue quizá la primera persona que conocí y me mostró todo su afecto. Batallaba con sus muchachos Teresa, Pina, Emilia e Isabel entre las chicas y Carlos y Hernán, los caballeritos del hogar. Nos separaba solo el jardín central entre el 56 y el 57, esos blocks que nos permitían verlos jugar con toda la chiquillada del barrio y que "Nancho" suele recordar y fomentar ahora en reuniones de gente ya vivida y afectada por los años.

El "Nancho" de hoy.
Es frecuente visitar sus fotos y apreciar cómo se reúnen así, ya veteranos, a volver a tiempos idos. Soy franco en decirles que reconozco a muy pocos. Por allí a Tejeda, Solís y Rondón, pero completamente cambiados. Es lógico. Han pasado tantos años y es notable verlos sonrientes con sus "chelas" a pleno sol y con el fondo maravilloso de esa Unidad Vecinal Nro. 3. Mis saludos para los que me recuerdan y que no tengo la culpa porque soy de una generación mayor. Por algo hice buena onda con Don Carlos Morán, el padre, un dinámico caballero y de carácter sociable y ameno. Solíamos pasarla muy bien en la Cofradía de San Martín de Porres y allí, entre hermanos y esposas, se llevaban reuniones que nos tocaba amenizar con nuestro grupo orquestal. ¿Lo recuerdas Nancho? Era un niño todavía y creció y empezó a trabajar en la famosa fábrica "Eternit". Su padre fue igualmente ejecutivo de esa empresa y allí se fue esforzando y superando escalas hasta hacerse de una privilegiada situación. 

¡Inolvidable 28 de Julio!
Hoy Nancho ya es, si no me equivoco y supongo, un buen abuelo. Se formó como estudiante de ese gran Colegio Nacional "Hipólito Unanue" y véanlo como se lucía en el Gran Desfile Escolar en el Campo de Marte. Nada menos que escolta y portando el fusil sobre el hombro. Tiene recuerdos de su casco que, dice, lo marcaba en la frente por casi toda una semana. Pero se le ve gallardo y orgulloso de desfilar a "paso de ganzo" ante la tribuna de honor y dejar bien el alto el prestigio de su querido colegio. No tuvo vocación para la milicia y todo por culpa de su casco. Pasados tantos años fuera del colegio, esa Promoción 66, "José Gálvez Egúsquiza", sigue reuniéndose y entre viejos amigos disfrutan de tantos recuerdos y anécdotas. Un ejemplo para la juventud presente del "Hipólito Unanue", cuna de célebres personajes del criollismo como el famoso "Zambo Cavero". 

¡Happy Berthey To You!
El 20 de Julio es su cumpleaños y me imagino que en casa ya se estarán preparando para celebrarlo. Pueden creer que con este muchacho no hemos tenido el gusto de alternar como mayores? Creo que tengo cerebro de elefante. No olvido una tarde por el Jr. de la Unión, luego que había pasado un momento gratísimo con Nelson Arrunátegui, símbolo de la locución peruana, nos dimos un encuentro y fue motivo para que "Nancho", ya cuajado por la edad vivida, nos invitara a saborear un café, previo abrazos y saludos. No lo olvido, porque me recordó a su padre. Todas las características sociales del mismo y el tiempo se fue volando. ¿Cuántas Lunas han pasado? Y no hemos vuelto a repetir esos momentos en los que la amistad aflora y esperamos haya una ocasión más para vernos. Las puertas de nuestro hogar, lo están esperando. Anímate y ven con el poderoso automóvil a hidrógeno de Carlitos Morán.

Juventud Divino Tesoro
Me he tomado el trabajito de recortar muchas fotos de este gran amigo. Visité su Facebook y allí lo tienen, disfrutando de los recuerdos y viviendo el presente con toda la modernidad y sus adelantos. Extraje esta foto con bigotes negros y sin ningún presagio de canas, y me siento orgulloso de recordarlo. Recibe el saludo de Antonieta y mis hijos Juanita, Gabyta y "Pachín", el mellicero. Un abrazo muy fuerte y que los años que se vienen, los aprovechemos en un reencuentro que de verdad ansío. Mis respetos a tu familia que no conozco y se extrañarán de toda la confianza que me tomo contigo. Te confieso que me agarró "Agripina" y pese a lo antipática que es, me ha dejado inspirar y dedicarte estas líneas. No son las que te mereces, pero salen del fondo de mi corazón y son muestra del cariño que les profeso a los Morán Euribe. ¡Salud! ¡Feliz Cumpleaños! Gracias.

1 comentario:

  1. Estimado Carlos Servan parece que me quitan mis amigos
    Gracias por las referencias a Hernán amigo contemporáneo en la querida UV 3, parece somos usuarios comunes de la amistad con los integrantes de la familia Moran tremenda familia buena como el pan
    Dices en tu artículo que te agarro Agripina, bueno nuestra amiga Pina es Agripina Luisa Moran mi amiga del alma por más de 60 años y también de mi hermana Gloria.
    Celebró tu cercanía con Nancho excelente amigo de una contagiante emoción social también le da bien al pincel excelentes valores ahora con dos hijas y por lo menos se de un nieto coincido plenamente con tu apreciación de los dotes de caballero y del espíritu amical del patriarca Carlos Moran Sueldo
    Un gran abrazo para esos dos grandes amigos.
    Carlos Cornejo Chávez.

    ResponderEliminar