jueves, 25 de octubre de 2012

HOY 25 de OCTUBRE CUMPLIÒ AÑOS DARÌO MARCOS MEJÍA SIFUENTES. BUEN INVESTIGADOR DE NUESTRO PASADO MUSICAL.

Darío Mejía
No es Claudio Pizarro.
No, no se trata de Claudio Pizarro. Es Darío Mejìa, un amigo que hemos conocido en el Facebook y con el que nos damos muchos viajes al pasado y en busca de los criollos de ayer que le dieron nombre al cancionero musical del Perú. Reside en Melbourne, Australia, y es un acucioso investigador del rico patrimonio cultural criollo y al que le dedicamos este saludo con motivo de cumplir años hoy 25 de Octubre de 2012. Es, como todos nosotros, "pelotero" y ha jugado en Sidney por una selección nuestra y con gran desempeño. Está dispuesto volver a Lima si es que Markarián lo convoca al seleccionado, hoy tan alicaído por sus frustradas intervenciones en las eliminatorias para el próximo mundial de fútbol. No estaría mal.

Darío el "Cuáquero".
Es realmente osado y aventurero. Nos imaginamos que se fue al país de los canguros en busca de mejor suerte y asegurar su vida. No hayo datos en su biografía, pero las fotos hablan por sí solas. Aquí lo observamos con un australiano buscando oro. Al principio creí que se traba de una foto en el distrito de la Victoria y soportando las causas de un aniego. No. La realidad es otra y este Darío, que no tiene nada que ver con Rubén, busca pepitas del codiciado metal, aunque por lo bajo dice que sólo hay camarones, ¡Cómo? Lo importante es que conozcamos al "Darío recopilador" de las historias que encuentra en otros caudales, llenas de fotos y discos de 78 RPM y que los muestra con mucha emoción.

Buscando un tiburón para el
cebiche.
En esta otra secuencia fotográfica y extrañando a nuestro querido Callao, se le antojó hacerse un cebiche y que mejor que irse a un acuario y pescarse un tiburón con aletas y todo. Sobre él, se desliza el peligroso asesino de los mares y Darío parece pensar: "¡Pucha! Cuántos limones voy a necesitar para cocer a este fulano". Allí se la pasó en plan de "miranda" para, finalmente, irse al mercado y adquirir unos pejerreyes para el asunto. Siempre pensando que Montes y Manrique, en sus tiempos, disfrutaron de la buena cocina criolla. Aquí le sucedió algo curioso. Le envolvieron el pescado en unos ejemplares nada menos que del "Cancionero de Lima" de 1940 y consideró, que esa, fue la mayor pesca que pudo haber logrado en su vida.

Casaretto, Mejía y Barraza.
Alejado de su Patria, el Perú, evoca en esta otra foto un encuentro especial con dos cómicos queridos nuestros. Nada menos que el "Gordo Casaretto y el "Chato Barraza". Justo en el restaurante que tiene el más completo contador de chistes, creo que en Lince. ¿No se a qué fue? Me parece que a comer, ¿no? Esos vasos y botellas dicen que Darío extrañaba las "chelas" y en busca de ellas fue. Las encontró en dicho lugar y se entretuvo de lo lindo, gozando de las ocurrencias y  chistes de esos grandes artistas nuestros. La pasó muy bien.

Darío, Carlitos y el Dr. García.
Como le gusta lo criollo y lo serrano también, ya que está en el día de su cumpleaños, evocó la foto con Carlitos Hayre, guitarrista y compositor criollo, recientemente fallecido, y Don Raúl García Zárate, la primera guitarra ayacuchana del Perú. ¡Qué tal lujo! Y posó al lado ellos y dice siempre que nos es amante de las fotos. ¡Habráse visto! Suerte la de él y un recuerdo grato con esas figuras de relieve del arte peruano. Espero que hasta estas líneas, Darío Mejía se encuentre contento. Hoy es una  fecha  especial y modestamente le regalo mi saludo con el debido permiso de usar sus fotos.

Dario y Mario Vargas Llosa.
Aquí ya se pasó. Está al lado del Premio Novel de Literatura Don Mario Vargas llosa. Y hasta le dio su empujoncito para quedar bien posicionado. Nos da mucho gusto y nos sentimos muy felices. Supe mucho de Darío Marcos Mejía Sifuentes, gracias a mi otro amigo buscador de leyendas antíguas Gino Curioso. Nuestro querido Perú está garantizado en preservar su historia musical criolla, con estos jóvenes que se dan íntegros a la investigación de lo tradicional limeño de la antiguedad. Son adictos a la vejez. Espero que el cumpleaños haya sido como te lo mereces mi estimado Darío. Creo cumplir con resaltar tu empeño y ojalá haya más interesados en rescatar las joyas de nuestro cancionero. ¡Feliz Cumpleaños! Un gran abrazo y ... ¡A comer! ¡Salud contigo! Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario