lunes, 4 de julio de 2011

MARINA GAVONEL DE LENGUA, CUMPLE AÑOS EL 5 DE JULIO. ¿CUÁNTOS SON? ¡NO SE DICEN!

¡Y QUE SEAN 
MUCHOS MÁS!
Esta vez me es muy grato saludar a un familiar y al que aprecio de verdad. Se trata de Marina Gavonel Perales, la jovencita aquella que conocí allá por los años 60, cuando contrajo matrimonio con el sobrino de mi suegro Moisés, el querido Humberto Léngua Morales. Rápidamente Marina cayó en gracia de la familia y con su carácter sencillo, tierno y querendón, se ganó el cariño de todos. ¡Cuántos años han pasado! Su presencia en la Unidad Vecinal Nro. 3, era siempre festejada al estilo de Ica.

¡Tallarines!
En efecto. Moisés Léngua Uchuya, que así se llamó mi querido padre político, destapaba sus botellas de rica "cachina" y el ¡salud! se hacía presente. Una linda pareja, la conformada por Marina y Humberto, obligaba a llenar la mesa. Desde el desayuno, con las yucas, choclos, quesos y panes, aquellos crocantes que el viejo traía de la panadería en donde laboraba, la cosa se ponía buena. Zoila Esperanza, la suegra más hermosa del mundo, freía los churrascos domingueros y todo se convertía en un gran agasajo "de chuparse los dedos".

¡Carapulcra!
 Un 5 de Julio nació esta delicia de mujer. Verdadera pariente y amiga. Está en la selección de los que más aprecio y tiene la dicha de haber traído al mundo a unos sobrinos míos de quitarse el sombrero. Empezaré por Mechita, un encanto de hija y especial nieta que, en el cumpleaños de su abuela, Doña Carmen Perales de Gavonel, supo dar un discurso emocionado y feliz. Es la mayor de los Léngua Gavonel y ejemplo para sushermanos menores. No se enojen, porque la considero mi sobrina favorita y con méritos propios.

¡La patasca!
Sigue Humberto al que hasta hace poco le decían "el gordo" pero que, sometido a dieta rigurosa se ha puesto en silueta. Buen muchacho y gran sobrino. Continúan las guapas del clan: Jessica y Katia, herederas de la simpatía de sus padres y contagiadas del espíritu familiar, herencia de sus ancestros. Marina y Humberto, se sienten orgullosos de sus hijos y quien reseña esta nota, también. Los hemos visto crecer y vivir lo bueno y lo otro de sus existencias. Ni la lejanía ni el tiempo, podrán separar nuestras almas.

¡Qué torta!
La dueña del cumpleaños tiene una sazón para la cocina que, ya quisiera "Gastón" tenerla en su equipo. No tiene rival haciendo la "carapulcra" o la famosa "patasca". Todo le sale bien. Los "tallarines", son de otro lote. Los prepara ella misma. Con arte propio de andahuaylina, fabrica el fideo con una receta que a nadie confía. Luego la salsa o pesto, según el color que se desee, hacen que se convierta en un plato con realeza y majestad. ¡Qué estupenda eres Marina! ¡Qué tal suerte de Humberto!

Te dedico estas palabras con el afecto que te tengo. Marina Gavonel Perales y sus hermanos, en especial su adorada mamá Doña Carmen, están en mi corazón. Recibe aquí el saludo de Antonieta y el de Juanita, Zoilita y Carlos, mis hijos, que siempre te tienen presente. Dios quiera te conserves así de igual y en este nuevo año de vida, te acompañe la motivación de la amistad sincera que te distingue. Un gran abrazo para tí y para tu Humberto. El 5 de Julio, es fecha muy especial porque nació ¡MARINA! Dios te bendiga. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario