sábado, 31 de diciembre de 2011

VA UN SALUDO PARA AMELIA LENGUA MÁRQUEZ, UNA DAMA QUE REFLEJA LA AMISTAD A RAUDALES. ¡FELIZ AÑO!

Para Amelia Léngua
Márquez y Familia.
Antes de referirme a esta gran persona y ya cerca al 2012, una reflexión de lo bien que me ha tratado el año que se va. Siempre el 11 ha tenido buena significación para mi. En mi época de escolar y con la escala de 0 a 20, el 11 estaba siempre en mi libreta. Me agarró cariño. Nunca me dejó. ¡Qué lealtad! Por allí obtenía un 20 en Aseo u otro 20 en actividades artísticas o deportivas. Donde siempre me descontaban el 50% era en disciplina. No se por qué. Hasta ahora es un misterio insondable. Eso deba motivo a que el Director siempre citara a mi padre para "felicitarlo".

Vayamos ahora a mi "prima" Amelia Léngua Márquez. Una mujer bondadosa que me ha dado ese título de familia y sin merecerlo. Es sobrina de quien fuera mi suegro Don Moisés Léngua Uchuya, ciudadano de Ica y el menor de los tres hermanos que comandaran Luis Alberto y César Augusto. Los otros Lengua. Conocí a sus padres y en especial al respetado farmaceútico que tenía su botica en la Plaza Bolognesi y muy concurrida por las recetas que allí se preparaban. Cosas de boticarios.

Después alternaría mucho con sus hermanos Alberto, Pepe y Manuel. ¡Qué tiempos aquellos! Los dos primeros tuvieron necesidad de conversar con San Pedro, pidieron una cita y no regresaron. Queda el consuelo de conversar con Manuel y en especial con la chica de nuestra reseña y saludo: Amelia. Es muy delicada y tiene le gentileza de llamarnos, casi infaltable, en las fechas tan especiales de Fiestas Patrias y las que estamos celebrando. Navidad y Año Nuevo. Lo mismo pasa en nuestro cumpleaños.

Tiene una voz clara y audible para quienes amamos el buen sonido. Hoy la llamamos para el correspondiente deseo de que el 2012 lo pase bien. Nos contestó Carlita. La trato así con cariño porque es una de sus hijas y para qué, nos trató de lo más bien. Nos saludamos y Amelia siempre feliz y demostrando ese gran espíritu que le ha permitido sobrellevar muchas adversidades de la vida. Problemas de salud en la familia y con un estoicismo que la distingue, los ha sabido superar. Por todo eso admiro a Amelia.

Aprovecho en enviar un abrazo sincero a Manuel Léngua Márquez y su familia. También a Tessi, su hermanita la artista. Una gran pianista y acordeonista. Además profesora y que no cumple con su promesa de juntar nuestros dedos para un concierto a dúo. Yo y "mis teclas". Ella con su piano de cola y toda la garantía de un Concierto Musical. Algún día será. Quizá este 2012. Cuestión de ponernos de acuerdo y que las notas surjan esplendorosas con valses, boleros, mazurkas y marineras. También saludo a la otra Amelia, su hija, quien nos buscará en Internet.

Esta noche brindaremos con las copas en alto y te prometo Amelia que lo haré por ti. Porque el nuevo año nos siga uniendo aún más de lo que estamos disfrutando. Siempre agradecido a Dios por tu permanente vigilia por nuestra salud. Eres una gran prima. Te saludo a nombre de los míos y de esos nietos maravillosos que tengo. Alejandra y Joaquín. Todos unidos por que la familia se una en el 2012 y evoquemos a los que se fueron y nos esperan. Pero, por favor, ¡que no se apuren! ¡Salud! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario