domingo, 24 de junio de 2012

CARLITOS MORÁN EURIBE AGREGA UNO MÁS A LOS AÑOS QUE TIENE. LUNES 25 DE JUNIO TODO EL DÍA.

Carlos José Morán
Realmente es excéntrico. Vean la foto. Con corbata y como emergiendo de un globo y con deseos de flotar como él. Es un cerebro que nunca deja de funcionar y quién sabe qué ocurrencias se habrán manifestado en ese su momento de inspiración. Es mi amigo Carlos José Morán Euribe y ya cerca a la medianoche se me ocurrió saludarlo porque cumplirá 71 años de edad este lunes 25 de Junio. ¿Qué estará haciendo esta medianoche? ¿Habrá serenata? Lo más seguro es que al agregar un año más a su vida, en este amanecer setentón, aquel foquito que se le ilumina constantemente en el interior de sus pensamientos, habrá concebido veinte ideas más, de aquellas que necesitan de un hombre de fortuna que desee duplicar sus miles  de dinero depositados en los bancos.

Los hermanos Carlos y Hernán
No sabes cuánto te aprecio estimado tocayo. Tus visitas a mi hogar son  un incentivo de cordialidad y que refleja muchos años de gran amistad con todos tus hermanos y el recuerdo de esos seres tan especiales como lo fueron tus padres: Doña Teolinda Euribe, dama iqueña y con una nobleza de corazón inigualable y tu padre, Don Carlos Morán, al que tuve el gusto de conocerlo en el ámbito social y con un don de amistad muy apreciado por los que le rodeaban. De esos recuerdos en la Unidad Vecinal Nro. 3, donde vivieran mis queridos suegros y amigos de tu familia, ubico esta foto en la que apareces al lado de tu hermano Hernán, "Nancho", y que es todo un caballero y buen visitante de Facebook. Siempre estamos comunicados.

Morán el creativo amigo
En esta fecha de tu cumpleaños, se me ocurre evocar a César "el loco" Ureta. Cómo nos cayó la noticia, aquella vez con lo de su deceso. Hacía poco nos habías visitado a casa con él y quién se iba a imaginar lo que sucedió. Era también buen dibujante y experto fotógrafo. Aún recuerdo su "guardapolvo" y el orgullo que demostraba al usarlo. Esa oficina que alquilaron cerca al diario "El Peruano", nos reunía buenas horas del día. No olvido jamás las payasadas de César en plena calle y de gran fluir de gente. Te agarraba del saco y te pedía no lo dejaras. Todavía no existía la televisión y te pedía, en medio de gran público, que cumplieras con tus obligaciones de padre de familia. Realmente un "loco". Acordarme no quiero de las bromas que nos hizo en radio "Central".

El "profe" Morán.
Aquí luces el otro guardapolvo, aquel que te identificaba como excelente profesor del difícil arte de los dibujos animados. Caer en tus pinceles era verse retratado con todas la exageraciones que conlleva una caricatura. Conservo aquellos rasgos de Víctor Dongo Casalino y que culminé yo y se los mostré al querido "Nene". Se sintió halagado y muy inteligente, a modo de no demostrar su fastidio, nos invitó a buscar un "rinconcito arequipeño" para festejar el fin de semana. Tus alumnos y que creo eran estudiantes de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, de la cual fuiste excelente docente, siempre te evocan. No exagero si expongo que tuviste en tus aulas a buenos y triunfadores dibujantes de nuestra actual época. Repito, siempre hay muchos de ellos que te recuerdan en tu página cibernética.

Amante de los paseos.
Ya te saludo porque son las doce. Medianoche y desde este mi rincón de reseñas, te envío fuerte abrazo. Estoy utilizando la nueva computadora que he adquirido gracias a José Eduardo Cavero Dubois, quien, al darnos su saludo por el Día del Padre, tuvo la generosidad de obsequiarnosla. Se que llenará de alegría tu corazón, porque eres gran alentador de nuestra labor de escribir estos blogs en Internet. El gorro de la foto nos indica que estás ahora en el mundo del nuevo automóvil y utilizando hidrógeno en tu poderoso vehículo. Más claro, AGUA. Lástima que el poder de los petroleros no te permita arribar a buen destino. Nos consta tu invento y no dejes de perseverar en tu tarea de patentarlo. Tu diabetes, por otro lado, te ha alejado de las "buenas mesas" pero, por los 71, se puede hacer una excepción .

¡Salud con el celular!
¡Salud, Carlitos! Tu brindis es genial. Cuando observé la foto, pensé que brindabas por los 71. Estabas mostrando un celular  y la pose, nos mostraba a un Carlos Morán Euribe, haciendo una de las suyas. Mi saludo para Rosa, tu compañera y madre de tus maravillosos hijos y mejor amiga nuestra. Otro más para tus hermanos Teresa, Pina, Emilia, Hernán e Isabel Morán Euribe, todos   dotados de ese ángel tan especial de los Morán. Algo cansado por el trajín del domingo con la visita de nuestros hijos y familia. Ya estoy algo agotado y te deseo lo mejor de lo mejor. Agradecerte públicamente tus bondades y que el lunes 25 tengas cantidad de saludos merecidos. Esperamos que sigas en esa ruta de gran amigo y generoso colega. ¡Qué viva el santo! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario