sábado, 30 de abril de 2011

DON JULIO TAPIA VARGAS, SEÑORA E HIJOS. ¡QUÉ BONITA FAMILIA! UN GRAN "PAPÁ NOEL".

Lily y Julio
"Enamorados"
Le prometí a la jovencita Aída, una nota referente a su papá, es decir a mi amigo Julio Tapia Vargas, vecino de Lince y que  conozco ya hace buen tiempo. Lo de vecino, porque vive en la residencia donde crecen a grandes pasos mis nietos Alejandra y Joaquín. En otras palabras, la casa de Mercedes y Juán Carlos, mi nuera e hijo y con los que se llevan de maravillas. No dejamos de saludarnos cada vez que llego y tengo el gusto de tratar a Lily Herrera, su adorada esposa y a Aída y Samuel, los retoños. Cómo no voy a tener simpatías por ellos si son tan cariñosos con mis nietos. Saben ganarse su amor y hay la correspondencia de los niños que se alegran en cuanto los ven. 

Aida y Samuel
Ya lo he confesado en reiteradas oportunidades que soy el clásico abuelo "chocho". Una bendición de Dios y particularmente en mi caso, por el regalo de los mellizos. A "Julito", lo trato con cariño porque se lo merece. Empecé a admirarlo cuando una Noche Buena de Navidad se apareció, cual alegre Papá Noél, emitiendo su contagiante carcajada. No descendió desde el cielo. Sólo del tercer piso donde reside y desde el que alegra todas las navidades a sus vecinos. Un simpático gesto que lo pinta de cuerpo entero. Bonachón y querendón como todos los gorditos buenos.

La familia completa
Me enteraría después que es chalaco, nacido en el Callao querido y además hincha furibundo del cuadro de la rosada, el Sport Boys, el emblemático equipo de fútbol en el que brillaran Valeriano López y su compadre "Willy" Barbadillo, notables delanteros que hicieron historia en el primer puerto del Perú. Julio Tapia, es el típico y alegre vecino que contagia su optimismo a pesar de tener contingencias en su salud. No se doblega y sabe afrontarlas con estoicismo y más aún, si tiene el apoyo de su linda familia.

Lily Herrera
la esposa
Lily, su esposa, siempre amable y colaboradora para con lo que signifique conservar presentable su sitio de residencia y lo más importante, la buena amistad con los vecinos. Aída, una chica estupenda, bonita y según sé, estudia música y va conociendo los secretos de las cuerdas de su guitarra. Va la Universidad. Siempre cariñosa y se gana los afectos de Alejandra y Joaquín, mis nietos. Es que todavía es una niña y sabe comprenderlos. Ha heredado el carisma de sus padres y jamás se la ve negativa. Toda una promesa para su hogar.

Aída Tapia H.
¡Linda niña!
Samuel es el hijo varón. Muchachón todavía y en la etapa del aprendizaje y siempre guiado por los buenos modales. Sabe colaborar con Juán Carlos, mi hijo, y sin descuidar sus estudios, se ha convertido muchas veces en eficiente trabajador. No deja los auriculares para nada y esto no es un reproche,  por que me ha dejado en la puerta de calle en larga espera, por vivír intensamente el rock o su ritmo de moda. Con decirle que los temblores para él pasan desapercibidos. Es un chico "bacán". Observen esa sonrisa de la chica de la foto: Aída, como el personaje de la ópera de Verdi y que algún día pondrá bajo sus pies al conquistador que pretenda conquistarla. Herencia neta de Lily. Que lo desmienta Julito Tapia.

Julito es
"Papá Noél"
Desde este rincón de saludos mis mejores deseos para Julio Tapia Vargas, su esposa Lily y sus hijos Aída y Samuel. Nos vemos todos los Martes y Jueves en la cita con mis nietos, que son un motivo para dialogar e intercambiar apretones de manos y conversar alguito. Falta mucho para la próxima Navidad y desde ya le hago un pedido a este bonachón Papá Noél. Su mejor regalo: Su amistad inquebrantable y duradera. Nada más y punto. Por algo siempre repetiré al verlos. ¡Qué bonita Familia! Las próximas navidades están ya cerca y Julito está preparando el trineo y va al parque Castilla de Lince y entrena a diario con sus alces y gacelas. Cada vez tiene más pedidos y desea cumplir con todos. Uno de estos días le entrego mi carta y esperaré la Noche Buena con la llegada de Noél. ¡Felicidades Julio! Gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario